miércoles, marzo 29, 2017

A veces querría poder volar

*Guardo aquí este texto que me escribieron en la fecha de mi cumpleaños.



Hay una mujer en alguna calle de México
ciudadana del mundo como es
más teórica que práctica
más práctica que pragmática
más bonita que paciente
pero lo suficientemente paciente
como para darte los más dulces
rodillazos en los huevos
que te hayan dado jamás
Hay una mujer en un rincón de mis ideas
decorando mi casa
llevándome el café
escribiéndome una de esas cosas que llaman poemas
mientras oye la lluvia caer
Yo la quiero para mí
pero no siempre tienes lo que quieres
le dejo que me haga una mueca
mientras se va
la dejo que me pique con su veneno
de muerte lenta
la dejo para que no me deje más.

Colombia, Junio 2016.

Coffee

miércoles, enero 18, 2017

Miércoles

Desperté mucho antes que el sol. Sacudí la cabeza y me senté un rato en la cama. Lo que soñé me tenía desconcertada. No sabía hasta que punto me afectaba. Luego respiré hondo, cerré los ojos y de nuevo lo vi. Ahí, en medio de una bruma psicodélica de colores que bailaban con brillos electrizantes estaba su mirada. Unos ojos que penetraban en los míos y escapaban por mi nuca como dos balas disparadas a muy corta distancia. 

Luego me vi en un campo de girasoles. No sé si aún soñaba.

Foto 

jueves, octubre 15, 2015

Coleccionista de cielos

Foto por: Angie Vázquez


Mis ojos están
llenos de cielos:

Cielos vespertinos
nocturnos
taciturnos

Cielos caricia
redondos
despiertos

Reflejos marinos
intensos como azules
misterios como eternos

Cielos fulgurantes
Inmensos
Soberbios

Cielos ámbar
Cielos tornasol
Cielos caramelo

Cielos brillantes
Indescifrables
Cielos abiertos

Cielos pueblerinos
en esta ciudad
muriendo

Azules para la ansiedad
De algodón para la alegría
Ocres para la depresión
Grises para la melancolía
Cielos amanecer
para el que ya no confía

El cielo no es el límite.
Se limita quien no mira.




miércoles, septiembre 30, 2015

Anuncio clasificado

Cambio casa por un ataúd.
No es nueva ni muy vieja. Excelente ubicación.
Completamente vacía para que la llenen de amor.
No hay perro y el jardín está seco, por el abandono, pues; cosa sencilla. Tiene solución.
Acogedoras habitaciones con grandes ventanales por donde entra a placer el sol.
Ahora está llena de polvo, sólo hay que darle una manita con agua y jabón.
También requiere pintura y una que otra reparación.
Todo eso tiene arreglo; mi corazón ya no.
Por eso la cambio, porque me sobra espacio… Por una vida mejor.
Es poco lo que pido y mucho lo que a cambio doy.
Si te animas llámame, pero eso sí: la caja me la escojo yo.

© 2007

Juego de palabras

Sólo tengo una llave en mi bolsillo.
Dame una pluma y papel.
Éste es un juego de palabras:
Ella dice: La noche canta.
Él dice: ¿Dónde están mis mañanas?
Ésta es una pérdida de tiempo
pero el cielo tiene nubes blancas.
Ella es una mujer hermosa.
Él es un hombre sabio.
Él hizo un agujero en la muralla.
Ella observó lunas equivocadas.
Ésta es una historia extraña
pero me gusta escribir.

Hoy temprano el aire estaba helado
y mi cuerpo tibio se lamentaba.
Hinchazón.
Dolor de ser mujer.

© 2004



miércoles, septiembre 23, 2015

#FinDelMundo para que nazcan poemas

Yo soy color
de rosa tuna
y verde del campo
luna que amanece
disuelta en el café
piedra
que entre la hierba
se pierde.

Soy dueña de un sueño
que sueña con el libre andar
por las veredas florecientes
por las orillas del estanque
por la maleza crujiente.

Y no llevo moneda que compre
mi alegría durante el viaje
Miro al cielo como un niño
que quiere de nubes un parque.

Ante mí todo es un poema
y nunca hay suficiente.



(Idea para trabajar un poema)

martes, noviembre 18, 2014

Inquietante calma

http://4.bp.blogspot.com/-nKtc31glhvQ/Tzx_3C3-WsI/AAAAAAAAAFE/IxOjPHMEOd0/s1600/luna_enamorados-600x250.jpg

Me gustan las calles solas
las noches frías
el olor a tierra mojada
la lluvia de noviembre
luz tenue en la alcoba
y el canto llorón del viento
por las madrugadas.
Las figuras indefinibles
de la enramada en la sombras
a través de la ventana.
La ternura inspiradora
la brisa seductora
y la fuerza intimidante
de tu profunda mirada.

Me gusta una calle sola
en una noche fría
-o en una madrugrada-
bajo una lluvia de noviembre
mi pelo sobre tu cara
la luna resplandeciente
tu pecho contra mi espalda
tus rimas susurrantes
mi calma entre tus brazos
tu mirada.



jueves, julio 24, 2014