sábado, enero 31, 2009

Otro ser



Un corazón diminuto
se extiende sobre mi ser
y los soles aparecen
en mis ojos
en mis manos
en mis horas
encontrando otros caminos
que antes no pude entender
porque la lluvia no cesaba
y se hundían las mariposas
derrotadas por ausencias
y las huellas de mi piel.

Me tomaron de la mano
y pude escapar de la tumba
que aún no era mía.

Hoy estoy aquí
con dos poderosas razones
para volver a nacer.

(*31 semanas)

2 comentarios:

  1. Bueno, te felicito princesa, pero... Lo felicito màs a èl/ella, porque con una madre como tù, vale la pena nacer mi niña.

    ResponderEliminar
  2. Eso es muy halagador.

    Gracias!!

    ResponderEliminar

¡Gracias por la visita! Si no tienes un blog y deseas comentar, escoge la opción "Anónimo", me gustaría saber tu opinión.