miércoles, mayo 11, 2011

Lo que nunca cambia

Tengo miedo a la nostalgia
y al peso de los recuerdos.
Mis días corren más a prisa
que el agua del río. Sin pausa.

Y no me has visto todavía...

Debajo de mi almohada
hay un pasado que me tiene muerta
Y en mis sueños te he llamado
de mil formas extrañas.

La sonrisa no me ajusta
para tanto bullicio en una cuadra.
Ya comienzo a florecer por los costados
y a secarme de las manos. Sin calma.

No miro al cielo para buscar estrellas.
Son costumbres que he dejado atrás...

Por eso he decidido volver a casa.

5 comentarios:

  1. Aveces, lo mejor es volver a tras.
    Pero los miedos, siempre están.

    Me gustó mucho el dibujo.

    Saludos.
    Cristofer.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó tu poesía amiga, yaa tenía tiempo de no entrar. Un saludo y felicidades

    ResponderEliminar
  3. Angie, me has dejado pasmada con este poema! Me gustó muchísimo, sobretodo la parte de no me ajusta la sonrisa para tanto bullicio de la cuadra. Un gran abrazo y yo sigo leyendo tu poesía. Wou! :) XoXo

    ResponderEliminar
  4. Mis loas sinceras a este bello y sentido escrito.

    Saludos, from Chile.

    ResponderEliminar
  5. Tu poesía sigue siendo muy sentida. Muy de ley.
    Besito.-

    ResponderEliminar

¡Gracias por la visita! Si no tienes un blog y deseas comentar, escoge la opción "Anónimo", me gustaría saber tu opinión.