lunes, marzo 05, 2012

La dichosa tristeza

No se fué.
No murió.

Luego de andar besando llagas

y soñando entre muertos
tomó revancha
y vació los restos
como una mariposa
de alas fracturadas
que aferrándose a los vientos
anunció su próxima llegada
no a las flores-primavera
sino a los espíritus violentos
y a los poemas necios.










3 comentarios:

  1. Y esta buenísimo... por periodos se esconde la muy condenada, sin embargo, sabemos que en cualquier momento aparece ocasionando estragos ne vidas y amoríos.

    Saludos y ha sido un gusto leerte.
    Cristofer.

    ResponderEliminar
  2. genial.oscuramente romantico y fatalista
    felicidades y saludos :D

    ResponderEliminar
  3. Hola, concisas y precisas letras desnudan a golpe de talento la germinal belleza de este blog, si te va la palabra encadenada, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos numantinos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por la visita! Si no tienes un blog y deseas comentar, escoge la opción "Anónimo", me gustaría saber tu opinión.